También podemos encontrar en el mercado las denominadas cubiertas para piscinas flexibles.
Cuando hablamos de cubiertas flexibles nos referimos a un tipo de cubierta alta como podrían ser las cubiertas telescópicas o modulares, pero con la característica que este cobertor es similar a una carpa que protege la piscina de la basura que pueda caer sobre ella.

Las dimensiones son variadas dependiendo de los modelos cuentan con puertas frontales y laterales, son construidas en materiales livianos con estructuras generalmente de aleaciones de aluminio, la cobertura soporta sin problemas los vientos la lluvia y la nieve.
Aunque como característica negativa fundamental encontramos que perdemos la visual ya que no podemos ver lo que sucede dentro de nuestra piscina cubierta, es más sencillo el acceso para los niños y no soporta una persona parada encima.
Su precio en el mercado va desde los 2.000 a los 4.000 euros.